Sin becas no hay paraíso

Mis tetas son naturales, Dios me las dio así Sra. Cervilla. Lo que no me dio fue la solvencia económica necesaria para estudiar por mis propios medios, así que el dinero que el Estado me ha dado para estudiar mi carrera universitaria lo he empleado en ello, en pagar mis estudios, no en ponerme implantes. Tampoco lo he gastado en un viaje, ni en un coche, ni en ropa o bolsos caros.

El problema de que haya gente que emplea el dinero de la beca para tales menesteres no es un problema de nota académica, sino un problema fiscal. Padres que camuflan propiedades y cuentas, por lo que superan el baremo económico para que sus hijos tengan acceso a una beca estatal.

Becas para ponerse tetas

Captura de pantalla de la polémica entrada de Paloma Cervilla en su blog de ABC.es antes de ser retirada por la veterana cabecera.

Aprieten las clavijas a los evasores fiscales, no a los estudiantes de familia humilde y trabajadora. ¡Ah no! Que es que los evasores fiscales son sus amiguitos. Y claro, si se quedan sin beca siempre pueden tirar de sus “ahorrillos” en las Islas Caimán para pagar los estudios de sus hijos, aunque lleguen con trabajo al cinco raspado.

Usted no sabe lo que cuesta llegar a un 6,5 de media, sobre todo en la carrera. Los estudiantes nos encontramos con asignaturas complicadas, que poco o nada tienen que ver específicamente con nuestros estudios, profesores que en vez de enseñar y aumentar el conocimiento de sus alumnos van a suspender a todos los que puedan, sin luego dar explicación convincente del porqué, porque gozan, tienen un orgasmo con ello.

No sabe las horas de encierro en nuestro cuarto estudiando, sin salir ni diez minutos a la calle, a veces para sacar un mísero cinco. No sabe el estrés, la tensión que sufrimos (padezco una tendinitis crónica en el hombro), los nervios, la ansiedad… Y la rabia que da todo este esfuerzo para luego no tener la recompensa merecida.

Así que permítame decirle, como casi licenciada en Periodismo que soy y como estudiante en general, que antes de generalizar contraste la información y los datos, porque el testimonio de su amiguita de peluquería es una fuente de dudosa veracidad. Hay que tener, como mínimo, tres fuentes diferentes querida, fuentes enfrentadas además, no sólo las que le vengan bien a la idea central del artículo/noticia/reportaje. Creo que eso es algo fundamental que se aprende en la carrera. Aunque bueno, quizás usted se licenció con una media inferior al 6,5 porque su papi pudo pagarle matrícula tras matrícula y eso no llegó a quedarle claro.