Monago, en contra de la politización del deporte

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, culé de pro, ha dicho sentirse dividido tras lo acaecido ayer en el Camp Nou, donde la afición azulgrana recibió al Real Madrid formando en la grada una senyera.

Monago ha declarado al respecto que “si tuviera un equipo de primera división en Extremadura y lo llenaran todo con la bandera extremeña sería una imagen bonita” pero se ha mostrado totalmente contrario a utilizar el fútbol para la política porque “es recalentar mucho el ambiente”. En este sentido ha querido recordar a Rossell que está faltando a su palabra, ya que dijo que “no iba a utilizar la política y que respetaría la mayoría”.

José Antonio Monago en la sala de prensa de la Junta de Extremadura

José Antonio Monago en la sala de prensa de la Junta de Extremadura

Por otra parte, y en relación con los gritos de independencia que se escucharon en el estadio, el Presidente extremeño ha hecho hincapié en que hay  “más culés que no lo gritan que los que lo gritan dentro” y por tanto “ese altavoz tiene poco espacio”.

Finalmente, ha querido dejar claro que lo más importante en este momento para España es salir de la crisis. En esta línea también se ha expresado el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, quien ha aseverado que “un país que ofrece una imagen de división interna en un momento de convulsión como el que vivimos, en un momento en el que todos los países del mundo están compitiendo por los capitales escasos, el ofrecer una imagen de desunión en vez de una imagen de esfuerzo compartido me parece una mala imagen”.

Anuncios